Recorrido por Tierra Santa

Por Rosario Mendoza Corea
Desde tierra santa.

*Un recorrido por el tiempo, un hoy que recoge el ayer de nuestra historia.
*Beduinos, camellos, arena, desierto, sol, muestran sus mejores estampas al peregrino y turista.

recorrido en camelloTierra Santa no es una tierra igual a otras, es un lugar de peregrinaciones porque toda la humanidad independientemente de su credo religioso, tiene curiosidad, tiene motivación, expectativas por conocer donde comenzó su historia. Tiene un halo especial que marca un sentimiento profundo e inexplicable, en quienes van al lugar.

Israel, casi 22 mil km cuadrados y seis millones de habitantes, la tierra prometida de la Biblia, es hoy en día un país moderno, prospero, activo.

Panoramica del Mar MuertoDurante siglos, muchos de los lugares donde acaecieron emocionantes sucesos de la historia de la humanidad, permanecieron ocultos bajo arenas movedizas, desmoronadas hasta que la tierra fue regenerada y revitalizada por el pueblo de Israel que regresaba del exilio. En el Israel de hoy, las ciudades con sus industrias, empresas, los pueblos, las granjas, los bosques han reemplazado a las zonas áridas, pantanosas y desérticas.

Los ecos del pasado todavía reverberan en este dinámico renacimiento.

Mural Calle de RomaJerusalén, la Ciudad Santa y eterna capital religiosa, conserva su aura de santidad y da la bienvenida a una constante corriente de peregrinos de todas las creencias.

La bíblica Beersheva, capital del desierto del Néguev en Asia, situado al sur de Israel (Génesis 13:14), con un área de unos 13.000 km², entre el Mar Rojo y la península del Sinai, Egypto, constituye una importante encrucijada cuyo potencial ya descubrió Abraham, padre del pueblo judío, cuando llegó allí hace 3700 años.

Esta ciudad aparece en numerosas ocasiones en la Biblia como parada junto al camino, lugar de descanso, punto fronterizo y centro de celebración de rituales.

Negev, está relacionado con Paran, el escenario en donde creció Ismael, el primer hijo del Patriarca Abraham con la egipcia Agar. Y de la misma manera, cada pasaje bíblico leído se recuerda con mayor precisión en estos lugares.

Monte SinaíLos sitios Altos tienen algo especial

El Monte de los Olivos, el monte Moriá, el monte Carmelo, el Monte Sion, el monte de las bienaventuranzas, todos los sitios Altos en donde iba el señor Jesús a orar, tienen algo especial y esto nos debe llevar a entender que no debemos ver al suelo, sino hacia arriba, porque de ahí Viene el socorro, del cielo, del Señor que hizo los cielos y la tierra. Salmo 121.

El Sinaí, más que una Leyenda

La aventura de escalar el Monte Sinaí, en Egipto, (escenario de la entrega de Los Mandamientos a la humanidad), en medio de piedras lisas, piedras calizas, piedras con bordes afilados, es todo un desafio, y lo menos que se piensa es que en esas alturas, uno verá una rendija del cielo.

Es una experiencia sin igual, porque a casi tres mil metros para alcanzar la cumbre, sentía que era mi propia vida casi alcanzando la estrella en lo más alto, como un broche de oro a la realización como persona, como ser humano, como profesional, como jefa de familia, en fin, una realización total, y ya no puede uno ubicarse en las llanuras, a no ser para identificar cuánto ha bregado en la vida para llegar a la cima y dar gracias a Dios por ello.

Israel derribando montañas de opresión

Mezquita DoradaEntrando a Israel, comenzó la liberación en mi vida. Desde el primer momento, un río de lágrimas lavando mi alma, ahí me decía Dios, que yo contaba con EL siempre, y que al igual que a Josué, a pesar de los años que tenía, EL siempre estaba con él. Esto me confortó mucho, muchas veces he pensado en mi vejez, en mi soledad cuando mis hijos se vayan, cuando ya no tenga fuerzas físicas para trabajar, en fin, todos saben de qué hablo. Dios me dio mucha seguridad y vengo convencida de su compañía para siempre.

En otros lugares, me confrontaba con mi carácter, con mis miedos, dudas, incertidumbres y todos los conflictos existenciales que no me dejaban avanzar en la vida. Entendí que Dios no puede hacer nada en mí, si yo no me dispongo a cambiar mi vida.

El mar silente hoy, otrora escenario de milagros.

Subir el barco para recorrer el mar de Galilea, escenario de milagros hechos por el Señor Jesús, es una experiencia que muestra en vivo y directo la presencia del Espíritu Santo en una forma especial y uno puede trasladarse imaginariamente a hechos, que sucedieron ahí mismo, donde los peregrinos sentimos la caricia del agua en nuestros rostros.

Visitar el monte de las Bienaventuranzas, llegar a Capernaum, Bethsaida, el precipicio de los Gadarenos, estar en el Monte Getsemaní, donde fue apresado el Señor Jesús, y otras, son experiencias que no tienen comparación, sin dejar de mencionar la visita a la Iglesia de la Anunciación en Nazaret en donde la virgen María recibió la responsabilidad de ser la Madre del Señor Jesus. Aquì nos remontamos mentalmente a que aquel villorrio judìo que fue menospreciado por su pobreza por Natanael. Hoy es una ciudad próspera, muy visitada desde todos los rincones del mundo y una de las principales referencias turísticas y religiosas que atraen a la humanidad.

La tumba vacía

La tumba vacía, en realidad no está vacía porque yo pude comprobar que ahí está el Espíritu del Señor Jesús, sentí su abrazo, su olor a divinidad, su amor me cautivó y me llenó los vacíos, en solo unos pocos minutos que pude estar en lo que fue el albergue de su cuerpo físico martirizado y puesto ahí hace más de dos mil años.

Es imposible poder describir lo que se siente, pero lo que sí puedo decir es que me quitó las cargas y me hizo sentir una persona especial para Él, contrario a como me había sentido toda mi vida.

Las celebraciones navideñas, adquirieron para mí un sentido muy especial, después de haber regresado de este maravilloso lugar privilegiado, porque fue la tierra escogida por nuestro Papá Dios para que ahí fuera la cuna, la tumba, y la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo desde la perspectiva geográfica.

Ruinas del Templo de Salomón